sábado, 21 de abril de 2012

[Egoblog #01] Guateque Improvisado


 Cómo ya había decidido, este blog será algo más personal y además de opinar y reflexionar sobre mis aficiones y gustos, también quería darle esa dimensión cercana y que me sirve para compartir mis experiencias del día a día. Así pues, hago esta serie de entradas tituladas Egoblog en el que a través de sencillos comentarios y fotos del momento descrito, hago un retrato de un evento en particular que haya ocurrido en mi vida.

La tarde llegaba a su fin, y aprovechando que me quedaba en casa solo toda la noche pensamos -"¡Hey, que tal si hacemos un mini botellón en casa y luego salimos por el centro!", y la idea pareció funcionar. Unas llamadas, unas pizzas y un poco de alcohol por parte de nuestros padres y la fiesta ya estaba armada.
La noche transcurría y lo que iba a ser el previo a salir de marcha, se convirtió en debate sobre según que mamarrachadas y compartimento de las mismas. Todo seguía y aunque nadie dijo -"Al final no salimos, ¿no?- se dio por entendido, ya que se nos había echado el tiempo encima y aquello, que pretendía ser la antesala a una noche de fiesta, se acabó convirtiendo en un guateque totalmente improvisado. Ultrastar y su sin fín de canciones chorras, pero que a la par míticas, nos dio el divertimento necesario. Aquella noche sonó desde Fangoria, Rocio Jurado y Lady Gaga, hasta Koji Wada (con las canciones de Digimon), Scandal y alguna que otra canción de "K-on".
 Cuando nos quisimos dar cuenta de que hora era, ya había amanecido y nos encontrabamos aún eufóricos, sin ganas de ir a la cama ni de que la fiesta acabara y fue entonces cuando decidimos salir de casa, a la luz del día y buscando desesperadamente un "McDonalds" que me ofreciera un desayuno cómo los del aeropuerto de Dublín que tanto echaba de menos y que tanto se me apetecía. Por desgracia, no había ninguno que pillara cerca y me tuve que conformar con el "English Muffin" de Dunkin' Coffee.

Así, nuestro guateque totalmente improvisado duró toda la noche y gran parte de la mañana, ya que a la hora en la que finalmente me metí en la cama fue a eso de las diez y media del día siguiente. Por consecuente, ese día no me pude mover de mi casa debido al cansancio extremo que acumulaba provocado por la falta de sueño, el esfuerzo en el karaoke y el agotamiendo del baile y las risas que surgieron en este guateque improvisado.